Back to Articles

Retos y oportunidades medioambientales para el sector turístico

La industria hotelera debe reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) anualmente por habitación en un 66% para 2030, y en un 90% para 2050.

Reflora Writing team

Reflora Initiative

Published: March 15, 2022


El sector turístico está continuamente sometido a la presión de los stakeholders, debido a la gran demanda de recursos naturales de esta industria. El sector se enfrenta a varios problemas de sostenibilidad, como el uso de agua y energía, el desperdicio de alimentos, la contaminación y los residuos. Además, desde el punto de vista de las emisiones de GEI, organizaciones como International Tourist Partnership (ITP) afirman que la industria hotelera debe reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) anualmente por habitación en un 66% para 2030, y en un 90% para 2050, a fin de garantizar que el crecimiento previsto para la industria no implique el correspondiente aumento de las emisiones de carbono. Por ello, se considera que la industria deberá ir más allá para limitar el calentamiento a 1,5oC y evitar los peores impactos del cambio climático. Además, se considera que el objetivo basado en la ciencia de la industria hotelera es más ambicioso que el de los edificios comerciales en general debido a la previsión de crecimiento de la industria, lo que supone un escenario desafiante para el sector.

El sector turístico contribuye a cerca del 5% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, y que se prevé que éstas crezcan un 130% de aquí a 2035.

Se estima que el sector hotelero y de la hostelería mundial es una de las industrias de más rápido crecimiento del mundo. También es uno de los que tiene mayor impacto, con unos 17,2 millones de habitaciones reservadas cada año. Debido a esta situación, el Instituto de Liderazgo en Sostenibilidad de Cambridge sostiene que el sector turístico contribuye a cerca del 5% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, y que se prevé que éstas crezcan un 130% de aquí a 2035. El aire acondicionado, las instalaciones de cocina y lavandería y las habitaciones de los hoteles son los que más contribuyen al consumo de energía, generando que las cadenas de hotelería se centren en la eficiencia energética, el cambio a energías renovables y la electrificación.

Por otro lado, el Financial Times también menciona que, si bien la recopilación de datos sobre las emisiones de carbono en este sector es ya una práctica habitual, la evaluación de otros elementos relacionado con los objetivos de sostenibilidad, como el uso del agua, puede ser más compleja. También afirman que la medición del impacto del uso del agua, por ejemplo, depende de condiciones locales. Por lo tanto, es necesario realizar esfuerzos adicionales no sólo para alcanzar los objetivos de emisiones cero para reducir el cambio climático, sino también es necesario el uso eficiente de los recursos naturales para evitar situaciones como la escasez de agua.

Hay una ausencia de objetivos y procesos de información por parte de otras empresas que forman parte de la industria, lo que demuestra la etapa temprana en la que se encuentra el sector para ser neutral en carbono.

El sector turístico también está directamente expuesto a los riesgos del cambio climático. Algunos estudios sostienen que el cambio climático modificará la competitividad y la sostenibilidad de componentes claves en los destinos turísticos. Por ello, se considera que este sector tendrá que adaptarse al cambio climático, tanto para minimizar los riesgos como para aprovechar las nuevas oportunidades. Por ejemplo, existen empresas del sector que ya están tomando medidas para reforzar su reputación en su estrategia de sostenibilidad. Es el caso de IHG (InterContinental Hotels Group), que creó su propio sistema, IHG Green Engage, para medir y gestionar su impacto en el medio ambiente, con cuatro niveles de certificación. Una de las prácticas evaluadas es la reducción de las emisiones de carbono. Por ello, el grupo tiene el compromiso de reducir un 46% para 2030. Hilton es otro ejemplo de que es posible un modelo de negocio más respetuoso con el planeta, ya que se ha comprometido a reducir sus emisiones en un 61% para 2030.

Aunque estudios han demostrado que otras cadenas como Accor se destacan por su alto rendimiento y mejor disposición para trabajar hacia la neutralidad del carbono. Otras compañías como Marriott, debido en parte a su mayor portafolio de servicios, se considera el mayor emisor de gases de efecto invernadero. Si se realiza una comparación de portafolios de servicio de distinto tamaño, Hyatt Hotels es el que más contamina por habitación, seguido de cerca por Marriott. Aunque existen iniciativas de que algunas organizaciones se esfuerzan por alcanzar la neutralidad en materia de carbono, todavía hay algunas marcas que tienen que trabajar en la mejora de sus informes sobre emisiones. Incluso hay una ausencia de objetivos y procesos de información por parte de otras empresas que forman parte de la industria, lo que demuestra la etapa temprana en la que se encuentra el sector para ser neutral en carbono.

Según la Sustainable Hospitality Alliance, para mitigar el cambio climático y alcanzar los objetivos basados en la ciencia, los hoteles y la industria hotelera tendrán que avanzar en soluciones tecnológicas y en un enfoque empresarial del tema. Los enfoques técnicos para reducir el carbono tendrán que ser más eficientes, buscando los niveles más altos e innovadores de tecnología eficiente. Estas tecnologías también tienen que ser más renovables, produciendo y obteniendo más energía renovable directamente en las propiedades y apoyando la aceleración de las redes eléctricas hacia estas energías limpias, alejándose de los combustibles fósiles. Por último, los hoteles deben estar más electrificados, apoyando la transición hacia la electrificación de los equipos y construyendo una infraestructura para generar, almacenar y distribuir electricidad a través de una red.

Aunque las iniciativas anteriores están directamente asociadas a la actividad empresarial, abordar el alcance 3 de emisiones es también un aspecto relevante por considerar en la industria. Se considera que lograr reducciones de carbono a escala en el sector hotelero también dependerá de la capacidad de los operadores para colaborar e influir con la industria en general. En el Global Hotel Decarbonization Report (2017), se menciona que existen importantes oportunidades de mitigación en la cadena de suministro. Por ejemplo, los hoteles son grandes usuarios de algodón, uno de los cultivos más intensivos en recursos, ya que un kilo de algodón utiliza 2.000 litros de agua para su producción, así como pesticidas y fertilizantes sintéticos. Aunque se trata de una actividad empresarial que no está directamente asociada a la industria, el uso del algodón en los hoteles tiene indirectamente un impacto significativo en el medio ambiente. Además, los hoteles pueden impulsar un cambio significativo, llegando a millones de huéspedes cada año, a través de la promoción de opciones de menú vegano y vegetariano, papel, madera y mariscos certificados, y tener un impacto inmensamente positivo con una gran historia que contar. Así que, el sector podría potenciar sus esfuerzos hacia la neutralidad del carbono con una acción colectiva en la industria de los viajes y el turismo para reducir las emisiones de alcance tres que forman parte de su cadena de suministro y generar un mayor impacto en este sector económico.

Por Silvia Andrade, experta en sostenibilidad.