Back to Articles

Las emisiones de CO2 del transporte y la distribución: un problema de la cadena de suministro

Se considera que el sector del transporte es responsable en buena parte de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial. Las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte proceden principalmente de la quema de combustibles fósiles para coches, camiones, barcos, trenes y aviones. Aunque hay varios esfuerzos para aumentar el uso […]

Reflora Writing team

Reflora Initiative

Published: April 6, 2022


Se considera que el sector del transporte es responsable en buena parte de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial. Las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte proceden principalmente de la quema de combustibles fósiles para coches, camiones, barcos, trenes y aviones. Aunque hay varios esfuerzos para aumentar el uso de vehículos eléctricos, el combustible utilizado para la movilidad y el transporte aún se basa en petróleo, que incluye principalmente la gasolina y el diesel.

Según Our World in Data, el sector del transporte tiene una participación del 16,2% del total de las emisiones mundiales.

Según Our World in Data, el sector del transporte tiene una participación del 16,2% del total de las emisiones mundiales. Esto incluye una pequeña cantidad de electricidad (emisiones indirectas), así como todas las emisiones directas procedentes de la quema de combustibles fósiles para alimentar las actividades de transporte. Algunas de estas actividades son:

  • Transporte por carretera, que son las emisiones derivadas de la combustión de gasolina y Diesel de todas las formas de transporte por carretera, que incluyen coches, camiones, motocicletas y autobuses. Esta actividad tiene una participación del 11,9% en las emisiones del sector. El sesenta por ciento de las emisiones del transporte por carretera procede de los viajes con pasajeros (coches, motocicletas y autobuses) y el cuarenta por ciento restante corresponde al transporte de mercancías por carretera (camiones).
  • Aviación, esta actividad de transporte representa las emisiones procedentes de los viajes con pasajeros y de carga y tiene la participación del 1,9% del total de las emisiones del transporte. El 81% de las emisiones de la aviación proceden de los viajes de los pasajeros y el 19% de la carga. De la aviación de pasajeros, el 60% de las emisiones proceden de los viajes internacionales y el 40% de los nacionales.
  • El transporte marítimo, involucra las emisiones procedentes de la combustión de gasolina o diesel en barcos. Incluye tanto los viajes marítimos de pasajeros como los de mercancías, con una cuota del 1,7% del total de emisiones.
  • El ferrocarril es la actividad de transporte con menos emisiones (0,4%).

 

Debido a la importancia que tiene este sector, especialmente en el mundo globalizado, en la movilización de bienes que van desde las materias primas hasta los productos finales, el transporte y la distribución son claves en la cadena de suministro de cualquier empresa. Por ejemplo, según la Agencia de Protección Medioambiental de EE.UU. (EPA), la industria manufacturera estadounidense depende de múltiples fuentes y modos de transporte.  Un mismo producto puede ser transportado por barco o avión varias veces, y luego distribuido por todo el país a través de barcos, camiones y trenes. Por lo tanto, la producción de bienes conlleva también al transporte de estos productos en distancias más largas, y a un consumo de combustible que a su vez contribuye a las emisiones de CO2 a la atmósfera.

La EPA también sostiene que las empresas que participan en la producción, distribución y transporte de mercancías pueden marcar la diferencia. Por ejemplo, en el transporte de mercancías, las empresas podrían contribuir a la reducción de las emisiones en este ámbito midiendo, comparando y evaluando las actividades de transporte de mercancías y tomando estratégicamente mejores decisiones que reduzcan las emisiones.

Un estudio realizado por el MIT menciona que, el transporte de mercancías era un aspecto insignificante en la estrategia de las empresas con respecto a la responsabilidad medioambiental y que la gestión de la cadena de suministro ha pasado por alto en gran medida el impacto de los gases de efecto invernadero de las decisiones de transporte. Sin embargo, dado el elevado impacto de los gases de efecto invernadero de este sector, es vital alertar a las empresas sobre la importancia de incluir los impactos del transporte en cualquier análisis medioambiental de sus cadenas de suministro. Por tanto, aunque se trata de un problema que repercute directamente en el sector del transporte, esta problemática también incluye a todas las empresas que dependen de una cadena de suministro y, a su vez, en la distribución de sus bienes y productos.

Algunos de los esfuerzos que algunas empresas están realizando según el informe del MIT son:

  • Estructurar su cadena de suministro con proveedores y clientes que tengan culturas similares con respecto a las prácticas sostenibles y que se centren de forma proactiva en iniciativas que minimicen el impacto de las emisiones de gases de efecto invernadero de su transporte
  • Utilizar tecnología de transporte que reduzca el combustible y, por tanto, las emisiones
  • Optimizar la red logística de su cadena de suministro para minimizar las distancias de transporte
  • Desarrollar métricas detalladas que supervisen los resultados reales y relativos de todas las iniciativas implementadas para determinar qué estrategias tienen el mayor impacto de emisiones y costes en la cadena de suministro
  • Utilizar una cláusula medioambiental en sus contratos relacionados con el transporte
  • Reconfigurar embalajes usados para aumentar la eficiencia del volumen de los remolques con el fin de disminuir el número de cargas y eliminar los kilómetros en vacío

Como resultado de estas nuevas exigencias que las empresas están teniendo en sus proveedores de transporte y distribución, algunas compañías de este sector han cambiado activamente sus estrategias empresariales.

Como resultado de estas nuevas exigencias que las empresas están teniendo en sus proveedores de transporte y distribución, algunas compañías de este sector han cambiado activamente sus estrategias empresariales. Es el caso de empresas como FedEx, que se han comprometido a conectar el mundo de forma responsable y con recursos. Su objetivo es ampliar la capacidad del mundo para conectarse de forma más eficiente a su vez que se minimiza el impacto sobre el medio ambiente. Por esta razón, la empresa se fijó objetivos ambiciosos para reducir su huella en los puntos de mayor impacto ambiental, como reducir las emisiones de los aviones en un 30% hasta el 2020 en función de las emisiones por tonelada-milla disponible, aumentar la eficiencia de los vehículos en un 30% también hasta el 2020, obtener el 30% de su combustible para aviones a partir de combustibles alternativos para 2030 y ampliar la generación de energía renovable in situ y la adquisición de créditos de energía renovable.

Otro ejemplo de empresas con iniciativas de sostenibilidad es DHL, que declaró que el sector logístico debe esforzarse por realizar operaciones limpias y proteger el clima. En este sentido, la empresa anunció que reducirá a cero todas las emisiones relacionadas con la logística para el año 2050. En la consecución de este nuevo y ambicioso objetivo, el Grupo espera contribuir de manera significativa a la consecución del objetivo de limitar el calentamiento global muy por debajo de los dos grados centígrados establecido en la conferencia del clima de París de 2015 (COP 21), así como a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Desde el punto de vista de la plataforma de movilidad, Uber se compromete a convertirse en una plataforma de emisiones cero para el 2040. También la empresa se fijó el objetivo de que el 100% de los viajes se realicen en vehículos eléctricos en ciudades estadounidenses, canadienses y europeas para 2030. Además de los objetivos de la plataforma, la empresa también se ha comprometido a alcanzar las emisiones netas cero en sus operaciones corporativas para 2030.

Por último, algunas empresas de reparto como iFood, que es una plataforma brasileña de pedidos y entrega de comida, también se ha fijado el objetivo de que al menos el 50% de las entregas se realicen mediante modalidess no contaminantes para 2025. Para lograrlo, la empresa invertirá en innovación, investigación y desarrollo para convertirse en una referencia mundial en operaciones de entrega sin impacto ambiental.

Se puede concluir que, aunque las emisiones de transporte impactan directamente a un sector en específico, está directamente relacionada también con las diferentes estrategias que las compañías realizan en la distribución y comercialización de sus bienes y productos. Así mismo, existe una relación en las diferentes actividades que hacen parte de su cadena de suministros. Por lo tanto, no solo las compañías de transporte tienen la necesidad de cambiar sus estrategias de negocio por otras más amigables con el medio ambiente gracias a las diferentes iniciativas climáticas. Si no también cuentan con la presión de varios de sus clientes como otras compañías que también deben cumplir con estos nuevos requisitos, en el que las emisiones de transporte son esenciales en la reducción de su Alcance 3 (scope 3).

Por Silvia Andrade, experta en sostenibilidad.

Fuentes:

https://ourworldindata.org/emissions-by-sector

https://www.epa.gov/smartway/why-freight-matters-supply-chain-sustainability

https://sloanreview.mit.edu/article/greening-transportation-in-the-supply-chain/

https://www.uber.com/us/en/about/sustainability/

http://www.fedex.com/cy/about/sustainability/environment.html#:~:text=FedEx%20has%20set%20ambitious%20goals,from%20alternative%20fuels%20by%202030

https://www.dhl.com/global-en/delivered/sustainability/zero-emissions-by-2050.html#:~:text=Sustainability-,Zero%20emissions%20by%202050%3A%20DHL%20announces%20ambitious%20new%20environmental%20protection,zero%20by%20the%20year%202050.

https://labsnews.com/en/articles/business/ifood-carbon-neutral-plastic-zero/