Back to Articles

¿Por qué hay que prohibir los plásticos?

Conoce a fondo los principales puntos que el plástico genera en nuestras vidas y en nuestro planeta.

Flavia Garcia

Reflora Initiative

Published: April 20, 2022


Este “nuevo” material que utilizamos a diario, está teniendo un impacto desastroso en nuestro querido planeta azul.

La humanidad debe adquirir una mayor conciencia medioambiental, ya que el medio ambiente puede colapsar debido a la excesiva cantidad de residuos y, principalmente, del plástico.

“Se han producido 8.300 millones de toneladas de plástico en el mundo desde su creación, y 5.000 millones de estas toneladas ya son residuos y contaminan el ecosistema” – Leo Praesen – Scientific journal Plos One published a survey Plos One.

Según las Naciones Unidas, el mundo desecha unos 300 millones de toneladas de plástico al año. Si no se toman medidas, en 2050 tendremos más plástico que peces en el océano. Además, hoy en día ya tenemos más partículas de plástico en el océano que estrellas en el cielo. Estos datos parecen suficientes para demostrar por qué consumir y desechar tanto plástico es un problema tan grande, ¿no crees?

Sin embargo, también hay otras problemáticas: para producir plástico se necesita mucha energía y agua, se liberan gases a la atmósfera, hay extracción de petróleo, los residuos sólidos son ex-tremadamente difíciles de tratar… En cualquier caso, ¿por qué seguimos utilizando tanto plástico? La respuesta corta es que están por todas partes, y eso hace que sea muy difícil alejarse del plástico.

 

El camino de los plásticos

Fue en 1907 cuando se creó el plástico tal y como lo conocemos hoy, un material a base de petróleo.  También se consideran materiales plásticos la silicona, el nailon, el teflón, el poliéster y tantos otros que incluso olvidamos que pertenecen al mismo grupo.

Desde la creación del plástico, la basura plástica está contaminando por todas partes. Y en la medida que crece la población y el consumo por individuo, la acumulación de estos residuos ha crecido cada vez más rápido.

El plástico proviene de un derivado del petróleo, la nafta, que requiere varios procesos para poder ser procesado completamente, lo que significa que puede convertirse en algo de cualquier forma y color. Por ello, el problema comienza antes de su producción, ya que la extracción del petróleo no es sostenible.

La materia prima que sale de la refinería para las fábricas que fabrican objetos de plástico son los pellets: polímeros en forma de pequeños granos de plástico de unos 10 milímetros. Estos polímeros permiten a la industria moldear cualquier material, pero ya han causado daños a la naturaleza. Durante el transporte, los gránulos se quedan en el camino.

Estas micropartículas de plástico van a parar a todas partes, incluso al agua, a los alimentos, al suelo, a nuestro propio cuerpo y al de los animales.

Los envases de plástico son sólo la punta del iceberg, que es el plástico que podemos ver.

El plástico también se utiliza en la producción de ropa y calzado, neumáticos, piezas industriales, equipos médicos, revestimiento de electrodomésticos, ordenadores, material escolar, muebles y en la mayoría de los recipientes que utilizamos.

El plástico se utiliza incluso en la producción de cosméticos, en forma de parabenos, y hasta como conservante de alimentos, como los enlatados.

El Parlamento Europeo, en un esfuerzo por combatir la contaminación por plástico, aprobó en mayo de 2019 la prohibición del consumo de una serie de productos de plástico en los países que forman el bloque, dando un gran ejemplo para otras regiones del mundo.

Debemos reevaluar urgentemente nuestro consumo de plásticos desechables.

Teniendo todo esto en cuenta, hemos seleccionado 5 razones clave para demostrarte por qué tienes que reducir (preferiblemente eliminar) el uso de plásticos en tu vida diaria.

 

  1. Tarda mucho en descomponerse

 

En promedio, el plástico tarda 450 años en descomponerse, lo que significa que ningún plástico producido en la Tierra se ha descompuesto aún, si tenemos en cuenta que sólo existe desde 1907, hace apenas 114 años.

En promedio, el plástico tarda 450 años en descomponerse

La razón por la que los plásticos no se descomponen rápidamente es que no hay microorganismos capaces de romper sus enlaces químicos, Las bacterias y los hongos que descomponen los materiales no tuvieron tiempo de desarrollar enzimas para degradar las sustancias contenidas en el plástico, dice la ingeniera química Marilda Keico Taciro, del Instituto de Investigación Tecnológica (IPT), en Brasil. Cada una de las moléculas de un artículo de plástico tiene cientos de miles de átomos, principalmente de carbono e hidrógeno. Como los enlaces entre los átomos son muy estables, los responsables de la descomposición no pueden romper el material en trozos más pequeños para destruirlo.

Como los objetos de plástico que tiramos son muy resistentes, pueden eliminarse de diferentes maneras:

– Vertedero sanitario: o basurero, que es donde acaba la gran mayoría de los residuos domésticos. Allí se impermeabiliza el suelo (se convierte en un tapón) dificultando el contacto de los materiales con la tierra y sus microorganismos retrasan la descomposición de otros residuos como el papel, el cartón, la ropa de algodón y los restos de comida.

Por desgracia, el plástico desechado no se queda en el vertedero. La lluvia y el viento transportan el plástico a todas partes. Una vez que llegan a las aguas corrientes, tienen otro destino final.

– Océano: 8 millones de toneladas de plástico llegan a los océanos anualmente ya que los residuos no se descomponen y no tienen un término final (reciclaje, incineración o reutilización), por lo que son arrastrados por las fuerzas de la naturaleza.

– Incineración: es una técnica aplicada en varios países que convierte el plástico en energía al quemarlo. Se estima que sólo el 12% de todo el plástico generado se incinera.

Es un proceso que requiere cuidados específicos porque genera gases muy tóxicos.

– Reciclaje: No todas las industrias pueden aprovechar el material de desecho. Sólo el 9% del plástico generado en el mundo se destina al reciclaje.

Para que el plástico sea reciclado, es necesario que llegue a los recolectores de este residuo, que lo llevarán a reciclar.

 

  1. Se recicla poco

Este reciclaje no es sencillo: hay varios tipos de plástico que si se mezclan generan un producto de baja calidad.

Existe una gran cantidad de plástico que se produce, se utiliza y se desecha rápidamente, pero sólo una pequeña parte se recicla

El reciclaje del plástico consiste en pasar el material por un aglutinante, una máquina que fundirá el plástico y lo convertirá en harina, a la que se le añade agua helada. El proceso genera granos de plástico, que se vuelven a calentar para convertirse en tiras y finalmente en pellets, la materia prima de la industria.

Este reciclaje no es sencillo: hay varios tipos de plástico que si se mezclan generan un producto de baja calidad. Por ello, las empresas de reciclaje deben ser meticulosas a la hora de separar e incluso desechar los artículos que han llegado demasiado sucios.

Al reciclarse, el plástico pierde muchas de sus cualidades que la industria aprecia: su maleabilidad y la posibilidad de darle colores específicos. Precisamente por eso, este producto se utiliza sobre todo para fabricar bolsas de basura, cubos, recipientes de cloro, es decir, lo que se considera menos deseable y nadie ve que usemos.

Otro factor que contribuye a la falta de fuerza en el proceso de reciclaje es que, por lo general, sigue siendo más barato producir un material plástico a partir de cero que fabricar algo con plástico reciclado. Esto se debe a que el reciclaje requiere la recogida, la separación del plástico, su higienización y el propio proceso de reciclaje, lo que se suma al costo final.

En conclusión, el bajo costo del material y la alta demanda permiten que esta industria se mantenga fuerte, siempre centrándose en la distribución y preocupándose poco por el destino.

 

  1. Destruye el medio ambiente y la biodiversidad

“La estimación global de la cantidad de plástico acumulado en el fondo del océano es aterradora: al menos 14 millones de toneladas de este material están sumergidas en las aguas profundas”. – La agencia científica australiana CSIRO’s Oceans and Atmosphere

Por este motivo, entenderás definitivamente por qué es tan urgente evitar el plástico. ¡Lo que ha provocado este residuo es impactante!

El escenario ideal es el reciclaje, pero el escenario real es que el plástico va a los vertederos y, la mayoría de las veces, cae en el océano. Esto provoca los siguientes y también muy graves prob-lemas

– El plástico es ingerido por aves, peces, ballenas, delfines y cualquier otro animal marino. Impide que estos animales vuelen o floten adecuadamente y también los mata por ingestión porque sus estómagos se llenan tanto de plástico que ya no pueden comer comida de verdad.

Son constantes las noticias sobre animales encontrados muertos con cantidades absurdas de plástico en sus estómagos, se estima que el 90% de las aves marinas han ingerido algún trozo de plástico en su vida.

Como prueba de que todo esto es real, cito el caso de la ballena que murió frente a las costas de Filipinas el 16 de marzo de 2019, por un shock gástrico provocado por la basura que había ingerido, y el de otra ballena frente a las costas de Indonesia en noviembre de 2018, encontrada en un estado igualmente dramático: había ingerido más de mil objetos y trozos de plástico, casi 6 kg de residuos: botellas, chanclas, cuerdas, redes de pesca y 115 vasos de plástico.

– Daños físicos a los animales marinos. Las pajitas o pitillos pueden acabar en las fosas nasales de las tortugas, los peces pueden sofocarse en las bolsas de plástico, las focas y cualquier otro animal un poco más grande se pueden quedar enganchados en las redes de pesca desechadas en el mar.

Lo peor es saber que sin esta basura que no nos importa producir, estos animales estarían bien, teniendo una vida plena. En cambio, ellos estan teniendo una vida de sufrimiento físico

 

  1. Es perjudicial para la salud

Los plásticos tienen una sustancia química llamada Bisfenol-A (BPA) que puede ser responsable de aumentar el riesgo de cáncer.

También nos afecta directamente el plástico que consumimos, la Organización Mundial de la Salud se ha dedicado a analizar los riesgos potenciales de los microplásticos que ya están en nuestra agua. Para nadie es una novedad que ya estamos contaminados por el plástico que se transforma en micropartículas que son absorbidas por el agua en las botellas de PET, por ejemplo. Una prueba realizada con 250 de ellas, de 11 marcas diferentes, demostró que el 93% de ellas tenía microplásticos.

La investigación de la Universidad Estatal de Nueva York, que ha analizado botellas de agua de nueve países diferentes, de los cinco continentes, ha concluido que el promedio de partículas plásticas por litro es de aproximadamente 10. Y si pensamos que en el mundo se consumen 1 millón de botellas de plástico por minuto y que anualmente se producen 300.000 millones de litros de agua embotellada, ¡es un gran problema!

Sin embargo, está claro que los peligros de los plásticos no sólo tienen que ver con estas micropartículas, sino también con otros tipos de almacenamiento, como los tarros de comida y los biberones. Pero, ¿y qué? ¿Qué implica esto para nuestra salud? Los plásticos tienen una sustancia química llamada Bisfenol-A (BPA) que puede ser responsable de aumentar el riesgo de cáncer. El BPA pasa a nuestra bebida o comida cuando se expone a cambios de temperatura, especialmente al calor. En la mayoría de los países, los biberones con BPA ya están prohibidos, tanto en su fabricación como en su importación y, por supuesto, en su comercialización, desde 2012.

Varios estudios han demostrado que el BPA puede comportarse como una hormona sexual cuando se mezcla con los alimentos. De este modo, puede influir en la acción de algunas glándulas y de algunas hormonas.

Las consecuencias de esto pueden reflejarse en una baja calidad del esperma, endometriosis, síndrome de ovario poliquístico, infertilidad, alteración de las hormonas tiroideas, incidencia de cáncer de próstata y de mama, entre otras.

 

En conclusión, es extremadamente triste ver todo el daño irreversible que ya hemos causado a nuestro planeta. Llevamos un estilo de vida moderno que está haciendo que el planeta y que las personas se enfermen más. El uso del plástico tiene que ser replanteado por todos nosotros.

Este sencillo artículo nos dejó una certeza: ¡todo está interconectado! Nuestro consumismo, el plástico que contamina el suelo, los alimentos y los animales, un estilo de vida vegano, nuestra calidad de vida y la de todos los demás seres de la Tierra.

Reducir el plástico no es una charla ambientalista, ¡es una necesidad urgente!

Puede que no seamos perfectos, pero podemos hacer todo lo posible y reducir en gran medida la cantidad de plástico que generamos, aquí hay algunos consejos fáciles y valiosos:

– Rechaza los desechables

– No aceptes nunca pajitas o pitillos

– No aceptes bolsas de plástico ni otros tipos de envases de plástico

– Come de forma más natural

– Reduce tu consumo

– Separe y lave sus residuos de plástico

– Anima a los que te rodean a hacer lo mismo

Al fin y al cabo, estamos convencidos de que el uso del plástico se está volviendo insostenible por los efectos nocivos que aporta al equilibrio medioambiental. Por ello, te dejo una reflexión de Mahatma Gandhi: “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”.

Por Flávia Garcia, Marketing y Media.

 

Bibliografia  

https://www.daninoce.com.br/ideias/por-que-precisamos-reduzir-o-consumo-de-plastico-dicas-praticas-de-como-fazer/

https://www.meucopoeco.com.br/site/materia/5-motivos-para-nao-usar-copos-descartaveis

https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0111913

https://drauziovarella.uol.com.br/checagens/recipientes-plasticos-oferecem-risco-a-saude-checagem/

https://www.planetasustentavel.org

https://www.washingtonpost.com/opinions/plastic-is-everywhere-we-can-no-longer-ignore-that/2019/07/06/7929f3dc-9142-11e9-b58a-a6a9afaa0e3e_story.html

https://www.unep.org/interactive/beat-plastic-pollution/

https://www.nationalgeographic.com/science/article/plastic-pollution-huge-problem-not-too-late-to-fix-it

https://www.greenpeace.org/international/act/lets-end-the-age-of-plastic/